Menú Principal
22 de octubre de 2019

Inauguración Parroquia San Judas Tadeo

Este sábado, fue un día muy especial para la comunidad cristiana católica de Ercilla. Luego de tres años de tristeza, trabajo y espera, ésta mañana , el Obispo Héctor Vargas Bastidas hace entrega de las llaves de la nueva Parroquia de Ercilla, San Judas Tadeo, al Párroco Ricardo González; quien su vez abre las puertas del nuevo templo a todos sus feligreses.
El Alcalde José Vilugrón, junto a los concejales Maria España Barra, Luis Orellana, Victor Gutíerrez, Pedro San Martin, Alejandro Arévalo, acompañados del Dideco, Fredy Avello y el Director del Cesfam, Eduardo Hermosilla, se hacen parte de Ceremonia de Consagración del nuevo templo comunal Católico. Momentos llenos de emoción y simbolismo; en dónde, el Obispo Vargas, bendijo y agradeció el trabajo de una hermosa y definitiva construcción.
» Tuvimos un dolor muy grande con la pérdida de nuestra parroquia. Sin embargo, la comunidad cristiana es el verdadero templo espiritual , …eso nos permitió seguir adelante para evangelizar con o sin templo material …», manifestaba, Monseñor Héctor Vargas.
Luego, vino la liturgia central para terminar con un cóctel en patio techado del Colegio San francisco de Asis.
» A nombre del Concejo Municipal y como Alcalde quiero entregar un saludo de agradecimiento y en el amor de Dios, tengamos la capacidad de reencontrarnos y crecer para hacer de nuestras familias un mundo de paz . Y además, orgulloso de haber colaborado, con la aprobación del concejo y representado a los funcionarios municipales, nos permitieron aportar un granito de área para la reconstrucción de éste hermoso templo para nuestra comunidad católica de Ercilla», expresaba el Alcalde Vilugrón.
Por su parte, el Presidente de la Comisión en pro- construcción de la Parroquia, Mario Seitz, en su intervención , hizo historia, recalcó la importancia de estos 3 años, desde el fatídico, 21 de diciembre del 2016. Agradeció a todos quienes tanto de Ercilla, como de la región e incluso de Iglesias europeas, tuvieron aportes para dar vida a una nueva casa. » Vemos un hermoso templo, nos sentimos orgullosos», reflexionaba Seitz.